Bill Lyerly - Media Coverage

Too Hurt To Cry

"Praiseworthy, the venture of a Basque label in favor of better blues. A genre accused of being stationary, yet even so it squashes its critics with energy, perseverance and good, new songs that do not receive the necessary attention from those in charge of connecting artists with their rightful audiences. Now it is this American musician’s turn, coming from the East Coast, who pulls out from under the brim of his hat a collection of his own songs that prove that his past – he has performed with all-time greats like Gregg Allman, Leon Russell, Johnny Paycheck and David Allan Coe – is part of his present. Structured as if it were a concert, it features a spectacular rhythm that accelerates progressively, with guitar solos that are laid back at first, but then finish with sheer madness, as if it were Stevie Ray Vaughn or a young Johnny Winter. The record also features Steve Earle as an invited artist, although the truth is that Earle's vocal contribution could have been sung by any aspiring bluesman. If his name –printed on the cover – helps to increase sales, great, but it would be unfair if he eclipsed the magnificent work of Bill Lyerly. Now that my curiosity has been aroused, I am going to look for Bill's previously recorded music."
    - Elmo Lewis- Ruta 66 - June, 2009.

"This album brings some serious American music. I call it this way as it mixes deep blues with roots rock and other sounds that are typical for USA, it’s hard to hear such a tasty stew anywhere else. With a tight band behind your back, strong vocals and some catchy melodies making the songs sound so well “Too Hurt Too Cry” is a CD worth having and enjoying!"
    - Przemek Draheim- The Voice of the Blues- radio program- Poland


Bill Lyerly “To Hurt To Cry” Gaztelupeko Hotsak 2009.
Desde hace varios meses el cantante, compositor y guitarrista americano Bill Lyerly ha decidido hacer de España su residencia. Por ello, ha editado ya para la compañía Gaztelupeko Hotsak, un excelente disco con once canciones escritas por él mismo, a base de blues y música ‘americana’, aunque hay que decir que los temas fueron grabados con anterioridad en USA y masterizados en los estudios Abbey Road de U.K. Bill Lyerly posee una amplia y dilatada carrera. Ha compartido escenario y actuado con figuras de la talla de Bo Diddley, John Lee Hooker, Paul Rodgers, Gregg Allman, Leon Russell, Hank Ballard, Eric Burdon, Fabulous Thunderbirds o Delbert McClinton. Este es un disco potente y gratificante, a la vez que un poderoso complejo vitamínico capaz tanto de de purificar el alma como de desinfectar el cuerpo. Felicidades Bill, por esos fructíferos treinta años que en el negocio musical y por este estupendo regalo que ofreces a todos los aficionados. MUY BUENO.


Some months ago, American singer song-writer and guitar player Bill Lyerly decided to settle in Spain. So, he has already published an excellent cd for Gaztelupeko Hotsak records, with eleven own songs including blues and Americana music. In fact all songs were previously recorded and mastered at UK Abbey Road studios, UK. Bill Lyerly has a wide musical career and he has shared stage or played with such great artists like Bo Diddley, John Lee Hooker, Paul Rodgers, Gregg Allman, Leon Russell, Hank Ballard, Eric Burdon, Fabulous Thunderbirds or Delbert McClinton. A powerful and gratifying album, which will purify your soul and recover you body. Congratulations Bill for your fruitful thirty years into the music business and this amazing present you give to good fans. GREAT.
La Hora Del Blues- October 2009



el músico americano Bill Lyerly
Un hijo adoptivo
El guitarrista de Carolina del Norte ha montado una banda en Vitoria con la que hasta da bolos caritativos con voz country, guitarra blues y aires de rock and roll
ÓSCAR CUBILLO, elcorreodigital.com
Hace meses que se instaló por estos pagos el músico americano Bill Lyerly, que ha lanzado un álbum de blues-rock correoso en el sello guipuzcoano Gaztelupeko Hotsak. «Los músicos de mi nueva banda son de Vitoria y ensayamos ahí. Yo vivo en Pamplona y viajo regularmente», cuenta desde la cama, junto a su esposa. No piensa regresar a su país. «Voy de vez en cuando porque mantengo el calendario de bolos de mi banda anterior. Los USA son agradables de visitar, pero por ahora pienso en mí como un hijo adoptivo de Euskadi. Estoy disfrutando más que nunca», reconoce un profesional que se autodescribe así: «Mi voz es country, mi guitarra es blues y mi interpretación es rock and roll».

Y así comprime su currículo: «Cuando tenía once años me dieron el álbum 'Meet The Beatles' y pensé que había descubierto o a Dios o al Diablo. Mi padre me enseñó a tocar la guitarra y a los doce años yo ya estaba dando lecciones y comprando singles por un dólar. Los Stones de Brian Jones me abrasaron con su versión de 'Little Red Rooster'. Cuando oí a Eric Clapton con Cream, en especial su punteo en 'Cat's Squirrel', supe por dónde iría mi vida. Más tarde trabajé con cuatro favoritos: Leon Russell, John Lee Hooker, Bo Diddley y Waylon Jennings. He hecho shows con muchos de los más grandes del rock y del country, y fue Ralph Stanley (artista bluegrass) quien me enseñó cómo poner la palabra 'triste' en una canción. Waylon fue el primer vaquero rocanrolero genuino».

Bill Lyerly es un músico vocacional y profesional. «Nunca he trabajado en nada que no estuviera relacionado con la música. De muy chaval di clases de guitarra a estudiantes, tuve un curro en un almacén de instrumentos donde pasé más tiempo tocando guitarras que vendiéndolas, y trabajé una vez de ingeniero-productor en un estudio de grabación. Ahí grabé diez canciones y llamaron la atención de la RCA en Nashville (la capital del country). Además toqué el piano en un álbum de Clarence Fountain, el de Blind Boys Of Alabama. Tras eso formé la Bill Lyerly Band y hemos promediado de 120 a 150 conciertos anuales durante más de 30 años en la Costa Este de Estados Unidos. De alguna manera he sobrevivido a las drogas, las mujeres y a la RCA. La música es aún mi vida».

Tras 20 años rulando en la escena local de Carolina, en 1998 Bill obtuvo exposición nacional con el álbum 'Railroad Station Blues', de aires Stevie Ray Vaughan. Ahora se ha venido aquí por diversas razones. «Creo firmemente que los europeos gustan y aprecian el rock más en serio que los americanos. En los USA, el rock hoy significa hip-hop, country-pop del malo, oldies blandengues y rock clásico». Y añade: «Exceptuando conciertos importantes y de acontecimientos especiales, la mayoría de la gente en América se ha vuelto indiferente a la música en vivo. La diversión en directo fue grande en los 70 y los 80, pero ahora la gente parece más preocupada por hablar que por escuchar. Aquí en el Basque Country he visto de primera mano que la música es tratada con sumo respeto. Los fans se centran en cada nota, que es lo que yo hago cuando voy a un concierto».

Noveno álbum
Su noveno álbum es el recopilatorio 'Too Hurt To Cry'. «Estoy totalmente satisfecho con él. Elegí once de mis canciones y las remastericé en los estudios Abbey Road de Londres. El ingeniero con quien trabajé es un genio y el Studio 2 una inspiración. A este nuevo CD a veces lo describen como blues, pero es más que eso. La revista americana 'Living Blues' lo dijo mejor: blues modulado, rock and roll con sabor sureño». Sí, en él hay boogie trotón que va de ZZ Top a Status Quo, trallazos blues con solera SRV, blues-rock onda Lonnie Mack, paludismos asfaltados y una colaboración en la canción 'Hangmen' de su amigo Steve Earle, al que conoció en el Nashville en 1980. Todo el listado está cocinado al modo de profesionales de la carretera yanqui tipo Jimmy Thackery, quien también suele calarse sombrero vaquero.

Bill Lyerly actúa a menudo entre nosotros. «Mis conciertos aquí han sido todos exitosos. Igual que en los States, he tocado en diversos tipos de locales: clubes pequeños y grandes, el digno de mención Kafe Antzokia y concentraciones de motos para mandar juguetes a los niños de Cuba. Me gusta dar al menos uno o dos conciertos caritativos cada año. También me agrada comprobar que al final del show la gente no ha perdido la conciencia por el alcohol, je, je».


PaisajesElectricos magazine 4/09
Más sorprendente aún es la publicación de un gran trabajo de BILL LYERLY. El nativo de Carolina del Norte, ahora afincado en Navarra, entrega “TOO HURT TO CRY”. Lleva el explícito subtítulo de “The Best of Bill’s Blues” porque es lo que domina en él. La bomba sorpresa es que no sólo lleva blues y cuenta con la colaboración de un admirador como STEVE EARLE, que canta con él en el tema de aroma country-rock, “Hangmen”. ¡Casi nada! Y es que el tipo ha colaborado con Steve en otras ocasiones y también lo ha hecho con Bo Diddley, John Lee Hooker, Levon Helm (The Band), Gregg Allman o The Fabulous Thunderbirds. ¡Vamos, que tiene una trayectoria de lujo! Tras 20 años tocando por su escena debutó en el 98 con “Railroad Station Blues” y de dicho y espléndido debut se recuperan ahora aquí “Hangmen”, “Too hurt to cry/Ane ye for an eye”, “Something’s eatin’ me”, “Virtual reality time” y “Case of Jones”. “Hangmen” no es el único tema con aires country. “Dark glasses” es un precioso medio tiempo entre Steve Earle y Tom Petty con estupenda guitarra a lo Ry Cooder. El inicio es con blues cañero y eléctrico en un demoledor “I won’t care” que además cuenta con un excelso piano. En el tema “Too hurt to cry” casi parece que estemos escuchando a los ZZ Top. “Something’s eating me” y “Motel room Blues” también son dos muestras de excelente blues eléctrico de la escuela de Chicago. En definitiva, todo un lujo tener un disco como este publicado aquí y a un artista así entre nosotros. Debiéramos aprovecharlo para degustarlo en directo a la primera oportunidad que se nos presente.

Bill Lyerly live performances

Diario de Noticias

Viernes de pasion
Concierto de Bill Lyerly

Intérpretes: Bill Lyerly, a las guitarras y a la voz.Fecha: Viernes, 3 de abril.Lugar: Bar Subsuelo, Iruñea. Incidencias: Concierto de presentación de 'Too hurt to cry (The best of Bill's blues)', disco recopilatorio del artista. Hora y 45 minutos de duración. Público de edad preferentemente madura que disfrutó de la actuación.

P OR las guitarras. Por la sonoridad extraída de las mismas, más que característica. De auténtica pasión por el rock & roll de puro sabor americano, ése que encuentra sus raíces en el country y en el blues. He aquí, a una semana del Viernes de Dolor, por qué hemos definido así al viernes 3 de abril: cosa del impresionante concierto protagonizado dicho día por Bill Lyerly, natural de Carolina del Norte y actualmente residente en Iruñea que, en ésta, su puesta de largo en sociedad -posiblemente-, compareció en el remozado Subsuelo demostrando ser un auténtico tres en uno: él, su guitarra y sus canciones, haciéndosenos inconcebible dicha tríada por separado.

Luciendo, cómo no, un vistoso sombrero vaquero, el de la Costa Este se bastó y se sobró para llenar la sala de genuino rock sureño mediante un concierto que, dinámico, rayó a gran altura; la actuación, sustentada sobre unos temas que se revelaron pegadizos y con enjundia, vino a ser un auténtico recorrido por parte de su personal Ruta 66, repasándola sin picos ni bajones mas tampoco de forma lineal: a lomos de sus guitarras -como mejor montura, a falta de caballo- y de forma generosa, tanto desde el prisma artístico (como ya hemos sugerido) como en lo referido a la duración del viaje.

A pesar de estar sólo él sobre el escenario, el concierto fue de rock de pelo en pecho, bravío, luciendo diferentes cadencias y tonalidades (elegantemente escogidas dentro de la gama característica del rock americano) y plasmadas las mismas sin mayores ornamentos. Esgrimiendo un hecho musical añejo que, sin maquillaje alguno, resultó muy ameno, brillando las notas generadas como sólo es capaz de hacerlo la belleza natural. La que es de verdad… e incluso independientemente de su edad: principalmente las extraídas con la ayuda del slide-guitar, tubo de metal que deslizó en distintos temas por las 6 cuerdas para producir sonidos de máximo sabor e intensidad, como los que consiguió utilizando para ello ¡el cuello de una botella! Y todo ello ante el asombro de los presentes, de un público que se dio cita en sorprendente buen número (de todos es sabido que la calidad esgrimida en cualquier orden de la vida suele ser inversamente proporcional a la respuesta que suscita) y que siguió el evento con curiosidad e incluso extrañeza al principio y con indisimulable atención a continuación, aplaudiendo con fuerza ante lo inusitado de la calidad musical. Y es que, en otro orden de cosas, no resulta normal encontrar sobre los escenarios a un artista prácticamente desconocido y de semejante relumbrón.

Pionero del country alternativo en su día con Super Grit Cowboy (entre otros datos a destacar dentro de un currículum digno de ser repasado), Bill Lyerly, gusto personificado y extrema maestría, es posible que viva de la música -a la vista de las credenciales que le avalan-: de lo que no quedó ninguna duda es de que, sobre el escenario, demostró vivir la misma como pocos. Ah, y vivir de igual modo los conciertos de formato ¿reducido?, ¿pequeño? No, de máximo contacto con los asistentes a los mismos, los melómanos que, como dicho viernes, se dan cita para verlo, escucharlo y sentirlo. Para dejarse llevar por la pasión por él generada en general. Muy bien Lyerly en clave de southern rock, de country y de blues. Atentos a las agendas, que vive en la ciudad.


MÚSICA SANTI ECHEVERRÍA

Auténtico Bill

Lunes, 13 de abril de 2009 - 04:00 h.

TOO hurt to cry (Demasiado dolido para gritar) es el último trabajo de Bill Lyerly, un musicazo de Carolina del Norte que lleva tres décadas tocando y componiendo tanto en grupos como en solitario. Su primer espaldarazo profesional realmente importante fue su labor con la banda Super Grit Cowboy, formación que para muchos (incluido el conocidísimo Steve Earle) inventó el country alternativo. Bill también tuvo su propio grupo de blues llamado Bill Lyerly Band.

Durante su carrera ha compartido tablas y experiencias musicales con artistas como Bo Diddley, John Lee Hooker, Steve Earle, Levon Helm, George Jones, Eric Burdon, Gregg Allman, Paul Rodgers, Leon Russell, Hank Ballard, Dickey Betts o The Fabulous Thunderbirds. Cuando se cumplen 30 años de la formación de su primera banda y cansado de la deriva donde se ha metido la música norteamericana, se ha instalado en Pamplona y ha publicado Too hurt to cry de la mano del sello Gaztelupeko Hotsak. Bill es un veterano guitarrista, teclista, cantante y compositor que se ha labrado toda una trabajada senda con su blues y su country alternativos que nacen de la música de raíz norteamericana.

Ilusionado como chiquillo con zapatos nuevos y con la convicción de que aquí está comenzando una nueva etapa en la que quiere dar a conocer la auténtica música de blues, country y rock a Europa presentó en el Subsuelo Too hurt to cry, una colección de once canciones grabadas en los Estados Unidos y masterizadas en el famoso estudio de Abbey Road de Londres.

Ante una nutrida y atenta audiencia que iba rindiéndose progresivamente a sus poderosos argumentos musicales Bill fue desgranando un repertorio muy bien armado y ensamblado en el que intercaló tanto temas del Too hurt to cry como otros "históricos" de su carrera como Prodigal Son, Higher Ground, From the Old School, Railroad Station Blues, Cobalt Blues, Motel Room Blues, Réquiem Mess y The Twang Years. Pero guardó sorpresas en forma de versiones de muchos clásicos, interpretadas con absoluta convicción, mejor estilo y una manera absolutamente personal. Así pudimos disfrutar del Boom, Boom de John Lee Hooker, de temas de Eric Clapton -con y sin los Cream- y del mismísimo bluesman Robert Johnson. Pero lo mas increíble es que supo trasladar a la medida del blues y de country-rock alternativo otros temas como My Generation de los Who o Highway to hell de AC/DC.

En un registro vocal limpio y en general alto Bill demostró que sabe cantar con una sorprendente capacidad de trasmisión, buena afinación, atacando con brío, convicción y desde las mismísimas entrañas. Cuando quiere rompe la voz, canta en registro grave y se apasiona. Tocando las guitarras también supo administrar sus buenos recursos. Es hábil con el slide (el anillo cilíndrico muy habitual del blues) y es capaz de tocar hasta arrastrando un botellín de cerveza por el mástil. Su convicción, estilo y carisma dejaron huella en una concurrencia que se rindió a la capacidad de un músico que cree firmemente en lo que hace.


Railroad Station Blues

"Railroad Station Blues is an enjoyable album of blues-inflected, Southern-flavored rock 'n' roll" -Living Blues

"Lyerly's guitar licks really stand out. He definitely grabs it by the throat and doesn't let go." -Jitter Magazine

"These grooves are just dripping with vibe. Just check out the opening track. Bluesy rock and more." -Songwriter's Monthly

"Blues-rock with a 10-ton guitar crunch" -Blues Revue

"The most enjoyable CD we have received all year" -Indianna Mojo Magazine

"It couldn't be done any better than it is, it deserves a full-blown publication's worth of praise" -Music Reviews Quarterly


Cobalt Blues

"Sizzling guitar licks and blues sensibility" -Living Blues

"Each song is perfectly crafted, and the lush arrangements and hard-hitting production really jump out" -Blues Revue

"Excellent songwriting, legendary vibe, steady rhythm and firepower make it work" -Herald-Sun, Durham, NC

"Lyerly doesn't resort to any tricks; he just records what's there in a way few performers do." -Music Reviews Quarterly

"This is gutsy, rootsy stuff" (5*s) -Independent Weekly

"This guy's gonna cost me! First time listening to Bill--where have you been all my life? This is one of the best albums I've heard in a long time. I Heard "Crazy Mama" on AOL radio and just had to buy the album, and it looks like I'm gonna have to buy the rest! I bet this guy is awesome live! When you coming to the UK Bill????????? - Ken McIntosh- author

"That`s the way bluesrock has to be. In the meantime on four CD`s Lyerly shows us what bluesrock is. Excellent !!!" -Werner Hoffmann- author- UK


Railroad Station Blues and Cobalt Blues by La Hora Del Blues

Singer and guitar player Bill Lyerly has been an unexpected discovery. Both CDs have not a single bad track on them and Bill shows himself as a complete versatile tasteful musician. He is a powerful performer with a mastery musical vision, not only as singer and guitar player but also as songwriter and producer. There are no tricks on these two CDs, because they are two real blues records with some southern rock, American roots and rock and roll influences. Bill is a veteran of music business and his wide musical experience has led him to work with such prestigious musicians like Gregg Allman, Eric Burdon, Hank Ballard, Nappy Brown, Bo Diddley, Rick Nelson, Leon Russell, Levon Helm, John Lee Hooker, The Fabulous Thunderbirds and Roomful of Blues among many others during his wide musical career and many years 'on the road'. If you like big caliber blues of the highest quality based on a serious solid lasting basis, Bill Lyerly will certainly become one of your favourites. GREAT.

Motel Room Blues by La Hora Del Blues

Este cd pertenece al estilo que personalmente denomino como roots blues de carretera o música americana entroncada en la tradición del country/rock/blues sureño. Las influencias de grupos como ‘Allman Brothers Band’, ‘Comander Cody and His Lost Planet’, ‘Z.Z. Top’ o ‘Lynard Skynard’ están a la orden del dia en un estupendo álbum, realizado con profesionalidad, destreza y muy buen gusto. Probablemente eso sea fruto de que Lyerly no es un novato en eso de la música, pues lleva ya muchos años en el negocio. El talento musical de Bill Lyerly no tiene desperdicio en este disco que aunque se grabó en el año 2000, no ha perdido vigencia. Incluso diría que con el paso del tiempo, ‘Motel Room Blues’ se ha convertido en un cd altamente recomendable. Canciones de gran lirismo y bien trabajadas con excelentes arreglos de guitarras, voces y bases de teclados tocados todos ellos por Bill Lyerly en diferentes temas que dan empaque y calidad a un disco que cada vez me gusta más. MUY BUENO.

This CD belongs to a style I personally call ‘road blues’ or Americana music, deeply based on southern country-rock-blues tradition. The influences of bands like ‘Allman Brothers Band’, ‘Comander Cody and His Lost Planet’, ‘Z.Z. Top’ or ‘Lynard Skynard’ are evident on this excellent album, skillfully and tastefully done. Probably the reason is Lyerly already is a very professional experienced musician who has been in the music business for a long time. Bill Lyerly`s amazing musical talent is present throughout this cd, although it was recorded in 2000, it has not lost any of its validity. I would even dare say that, as years go by, ‘Motel Room Blues’ will become an even more outstanding record. Well done, very poetical songs with excellent guitar, vocals and keyboards arrangements, give a huge quality to a record I love more and more every time I listen to it. GREAT.


The Twang Years

"His style and good music sense place him in the same school that graduated Guy Clark and Rodney Crowell with the highest honors." -Cashbox


Home  --  Discography  --  Photo Gallery  --  Media Coverage  --  Detailed Bio  --  Sound Files  --  Merchandise
 
For comments or help with the BillLyerly.com website, please contact: webmaster@billlyerly.com

Last updated on April 11, 2011